37.574 firmas, desde 60 países

La suma final a favor de la petición al Presidente de Paraguay llegó a 37.574 firmas, informaron referentes de la campaña internacional “Jóvenes sin tierra = Tierra sin futuro”. Resaltaron el alcance mundial de la iniciativa que demanda a Horacio Cartes la entrega de tierras para familias campesinas de Curuguaty.

Solidaridad internacional hacia campesinos

11 Congresistas de Estados Unidos manifestaron su preocupación al titular del Poder Ejecutivo, a través de una nota enviada ayer, donde afirman que “la justicia en el caso Marina Kue ayudaría a inspirar nueva confianza en la responsabilidad de las instituciones públicas y a avanzar en las relaciones entre nuestros dos países”.

“Gracias a las muestras de solidaridad internacional ya no nos sentimos solos en esta lucha”, afirmó Martina Paredes, de la Asociación Yvy ñande rekove. “Recibimos la noticia de la suspensión del juicio oral ayer de tarde. Ahora esperamos que el Presidente Cartes se comprometa y finalmente dé una solución integral para todas familias que lucharon Marinakue” dijo, refiriéndose a las tierras estatales ocupadas por una empresa local dedicada a la producción de soja, como consecuencia de un proceso judicial irregular.

“La ciudadanía hizo su parte, ahora vamos a llevar la cuenta de cuántos días pasan hasta que el Gobierno dé una respuesta a esta situación de gran injusticia”, señaló Oscar López, director de Oxfam en Paraguay. La organización internacional Oxfam, la Articulación Curuguaty y las comisiones Sin Tierra y de Familiares y Víctimas de Curuguaty, son las promotoras de la campaña internacional “Jóvenes sin tierra = Tierra sin futuro”, que recibió más de 37 mil firmas de adhesión, provenientes de 60 países distintos.

Preocupación internacional. En la última fase de la campaña, se destacó el apoyo de legisladores y personalidades políticas de España y América Latina y el Caribe, que enviaron notas solicitando a Horacio Cartes una solución urgente al emblemático caso de acaparamiento de tierras. A última hora de ayer, la Presidencia de la República recibió una nueva carta firmada por 11 congresistas de Estados Unidos. “Me complace oír que el gobierno de Paraguay está negociando para llegar a un acuerdo con los afectados de Marina kue. Espero que esta iniciativa hará justicia a las familias y las comunidades afectadas, y que resultará en la aceleración de la aplicación de las reformas necesarias para crear mayor equidad de acceso a la tierra y oportunidades”, declaró hoy el congresista estadounidense Sam Farr, quien lideró la iniciativa luego de conocer la gravedad del caso.

A lo largo de 6 meses de movilización social, la iniciativa contó con la colaboración de miles de voluntarios que recolectaron firmas de adhesión, principalmente en España, Alemania, Estados Unidos y Latinoamérica, difundiendo la situación que viven las familias campesinas afectadas por el acaparamiento de tierras en el país. Referentes internacionales, como el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel (Argentina), y el grupo de música Calle 13, apoyaron la difusión de la petición con su voz e imagen y más de 40 organizaciones sociales del continente latinoamericano enviaron cartas al titular del Poder Ejecutivo, manifestando preocupación por el avance de la ya histórica concentración de tierras, que provoca hambre y violaciones de derechos humanos en muchos países.

En Paraguay, la ciudadanía participó activamente de diferentes muestras de solidaridad, a través de actividades públicas de recolección de firmas y acciones en redes sociales. Gran parte de las adhesiones recogidas en el país provienen del departamento de Canindeyú, donde están ubicadas las comunidades afectadas por el desalojo violento del 15 de junio de 2012 conocido como Masacre de Curuguaty, donde 17 personas ‒seis policías intervinientes y once campesinos‒ perdieron la vida.

Violencia sistemática contra el campesinado. “Uno de los casos que ilustra mejor esta violencia contra la vida y posterior impunidad es el caso de la masacre de Curuguaty, donde ni siquiera se abrió formalmente una investigación por las muerte de 11 campesinos”, dijo Enrique Gauto, secretario ejecutivo de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay, organización parte de la Articulación por Curuguaty. Esta denuncia fue presentada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), durante su 153 periodo de sesiones, en una audiencia temática solicitada por la sociedad civil paraguaya. El trágico episodio ocurrido en las tierras públicas de Marinakue forma parte de lo que organizaciones de derechos humanos denominan “plan sistemático de ejecuciones en la lucha por el territorio campesino“, con 115 casos de dirigentes y miembros de organizaciones campesinas ejecutados y desaparecidos en Paraguay durante los últimos 25 años de gobiernos pos dictatoriales (1989-2013).

Oxfam en Paraguay