Polochic y Curuguaty: causa regional

Desde México hasta Brasil, organizaciones de Latinoamérica se unen para exigir a gobiernos de Guatemala y Paraguay entregar tierras despojadas a campesinos y campesinas.

Exigen a presidentes de Paraguay y Guatemala restitución de tierras para campesinos

ASUNCIÓN – Las principales organizaciones y redes de la sociedad civil que trabajan a favor de la agricultura familiar y campesina en distintos países de Latinoamérica exigieron a los mandatarios de Paraguay y Guatemala, Horacio Cartes y Otto Pérez Molina, respectivamente, entregar a sus ciudadanos las tierras que les fueron despojadas de forma ilegal y con violencia en las comunidades de Curuguaty y en el Valle de Polochic.

“Exigimos a los gobiernos de Guatemala y Paraguay a que den una solución urgente para las familias del Valle de Polochic y de Curuguaty, respectivamente, y a todos los gobiernos latinoamericanos a que protejan el derecho a la tierra de las familias campesinas, con mayores inversiones en la pequeña agricultura y la apuesta por un modelo de producción más sostenible y justo”, afirman las organizaciones firmantes de una carta enviada a los presidentes Cartes y Pérez Molina.

En Latinoamérica, el acaparamiento de tierra por parte de empresas y gobiernos es un problema creciente, que agrava la ya histórica concentración de tierras y está provocando hambre y violaciones de derechos humanos en muchos países. La Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que al menos diez países de la región presentan un grado elevado de acaparamiento de tierras, entre los que destacan Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, Paraguay, Perú y Uruguay, mientras otros países con un grado regular, son Panamá, México y Nicaragua.

En 2011, 769 familias campesinas e indígenas fueron expulsadas violentamente de sus tierras en el Valle de Polochic, Guatemala, por parte de cuerpos de seguridad del Estado y de la empresa azucarera Chabil Utzaj. Las tierras históricamente utilizadas por las comunidades q´eqchi’ fueron otorgadas a esta empresa. Más de tres años después, la mayoría de las familias siguen en condiciones indignas, sin una vivienda ni un método claro de subsistencia. El presidente de Guatemala, el general Otto Pérez Molina, ha realojado 140 familias desde 2013, pero aún siguen en espera más de 600 familias.

En el caso de Paraguay, la disputa entre una comunidad campesina y una empresa sojera por la propiedad de las tierras públicas de Marinakue devino en la denominada “Masacre de Curuguaty”, un violento desalojo ocurrido en 2012 que causó la muerte de 17 personas ­seis policías intervinientes y once campesinos­ y acabó, eventualmente, con la destitución del presidente paraguayo Fernando Lugo. Dos años después, el incidente no fue esclarecido por la justicia y las familias campesinas siguen reclamando el acceso a las tierras estatales, que demandan desde 2004 en el marco de la reforma agraria.

“Polochic en Guatemala y Curuguaty en Paraguay, son casos paradigmáticos de despojo y acaparamiento de tierra en los últimos años. Los gobiernos de ambos países deben escuchar las demandas de las organizaciones que respaldan esta lucha y entregar las tierras demandadas por los campesinos. Ambos tienen en sus manos el poder de hacer un cambio que beneficiará a su país”, aseguró Beatriz Olivera, Coordinadora Regional de la campaña Crece de Oxfam.

Entre las organizaciones firmantes se encuentran: Brasil: Organización FASE, Grito de los Excluidos, A Terra de Direitos (Organización de Derechos Humanos), Vía Campesina-Brasil, Movimento de Pequenos Agricultores (MPA), Conselho Indiginista Missionário (Cimi), Movimento Sem Terra (MST), Movimento de Mulheres Camponesas (MMC). Paraguay: CONTAG, Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (CODEHUPY) Guatemala: ActionAid Guatemala, Comité de Unidad Campesina (CUC), Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waqib’ Kej, Colectivo Voces de Mujeres, Alianza de Mujeres Rurales (AMR), Alianza Política Sector de Mujeres, Coordinación de ONG y Cooperativas (CONGCOOP), Resistencia Pacífica la Puya, Asociación Comunicarte, Asociación Nacional de Mujeres “Mamá Maquín”, Movimiento de Mujeres Mayas Chnab’jal, Colectivo de Luchas y Resistencias, Comunidades de Población en Resistencia (CPR Ixcán). República Dominicana: Centro Equis de Investigación Social del Instituto Tecnológico de Santo Domingo, Articulación Nacional Campesina (ANC), Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC-Vía Campesina de República Dominicana), Confederación Nacional de Mujeres del Campo (CONAMUCA), Grupo Agro-Orgánico GAO, Federación dominicana de Campesinos Independientes “Mamá Tingó” (FECAINMAT), Confederación Barrial y Campesina de la Región Sur “El Retoño”, Ciudad Alternativa, Honduras: Plataforma agraria, Colombia: Corporación Derechos para la Paz CDPAZ (Planeta Paz), Federación Nacional de Cooperativas Agropecuarias, México: Restauración y Desarrollo del ANP Cerro del Cubilete A.C., Fundación Yansa, Regionales: CLOC-VC Latinoamérica, Plataforma Interamericana de Derechos humanos democracia y desarrollo (PIDHDD), School of the Americas Watch (SOAW), Coordinadora de Organizaciones de Productores Familiares del mercosur (COPROFAM), Serpaj América Latina, Coordinación Grupo de Financiamiento para Cambio Climático (GFCCLAC), Red Centroamericana de Acción del Agua (FANCA), Asociación Regional Centroamericana para el Agua y el Ambiente (ARCA) y Oxfam.

Más información:

Oxfam en Paraguay