Tierra y futuro para Curuguaty

Se presentó en Asunción la campaña internacional que exige al presidente de Paraguay, Horacio Cartes, que otorgue tierras del Estado a jóvenes y familias campesinas de Curuguaty. 

Caso paradigmático contra el acaparamiento de tierras

  • Paraguay registra la distribución de tierra más desigual de América Latina; en los últimos 10 años, 900 mil personas han sido expulsadas del campo, 585 mil de ellas menores de 30 años
  • El premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, apoya esta campaña organizada por Oxfam, las comunidades afectadas por el acaparamiento de tierra y la Articulación Curuguaty

Una campaña internacional de firmas pedirá al Presidente de Paraguay, Horacio Cartes, que entregue a las familias y jóvenes de Curuguaty la propiedad pública de Marinakue, hoy ocupada por una empresa local dedicada a la producción de soja, como consecuencia de un proceso judicial irregular. Las campesinas y campesinos que reclaman la tierra iniciaron en 2004 el trámite administrativo previsto por el Estado paraguayo para otorgar propiedades públicas disponibles a familias rurales sin tierra.

La Constitución paraguaya de 1992 establece que las tierras de la reforma agraria deben ser entregadas a familias campesinas, sin embargo, el 2% de la población concentra el 85% de la tierra apta para agricultura y ganadería y cerca de ocho millones de hectáreas han sido asignadas a sus propietarios de manera irregular, lo que se denomina en el país como tierras malhabidas.

Pero el caso de la finca Marinakue es diferente: el Estado paraguayo la recibió como donación en 1967 y desde entonces ha sido su legítimo propietario, como lo constatan la empresa donante, la amplia documentación disponible e incluso autoridades públicas, como el expresidente nombrado por el Congreso, Federico Franco.

“A quienes no comprenden nuestra lucha les decimos que la tierra nos da la vida y nos alimenta, por eso la tierra es tan importante para nosotros y para todos”, explica Rodolfo Castro, presidente de la Comisión Campesina de Lucha por la Tierra de Curuguaty y uno de los jóvenes que pide al gobierno un lugar para cultivar y vivir. “Muchos jóvenes no tenemos tierra y eso nos obliga a irnos a las afueras de las grandes ciudades”. Refiriéndose al presidente del país, Castro agrega “señor Cartes, a usted le digo, las tierras de Marinakue son del Estado y le pedimos que nos las otorgue. Si nos da la tierra, nos estará dando la vida”.

“El presidente Cartes debe escuchar el clamor de justicia que llega desde Curuguaty y que ahora llegará desde muchos lugares del mundo”, afirma Concepción Oviedo, representante de la Articulación por Curuguaty. “En Paraguay y en toda América Latina, la lucha de las familias campesinas afectadas por la concentración de la tierra es una lucha por el derecho a una vida digna y a un futuro libre de pobreza y exclusión. No existe demanda más legítima y justa que esa”, agrega.

Movilización nacional

Volante web PerezEsquivel

Esta campaña organizada por Oxfam, comunidades afectadas por el acaparamiento y la Articulación por Curuguaty –agrupación de 40 organizaciones y colectivos paraguayos- se desarrollará en Estados Unidos, México, Brasil, Colombia, Perú, Nicaragua, Honduras, Guatemala, El Salvador, España y otros países americanos y europeos donde Oxfam y otros movimientos sociales tienen presencia. Organizaciones campesinas y líderes de distintos países, como el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, ya han hecho pública su adhesión a la iniciativa.

“Mi llamado es para la ciudadanía global comprometida con los derechos humanos; hagamos de Curuguaty una bandera por la justicia y la dignidad de los campesinos y campesinas de Paraguay, de América y del mundo entero”, dijo el Nobel. “Quienes garantizan la soberanía alimentaria no tienen tierra y si eso sigue así, la tierra no tendrá futuro. Usemos nuestra voluntad para cambiar sus vidas”, agregó.

Apoyo internacional

A estas adhesiones se suma también el apoyo de la ciudadanía internacional. El pasado fin de semana en España, 1500 personas fueron las primeras en firmar la petición dirigida a Cartes. En Barcelona y Girona lo hicieron durante la multitudinaria “Fira per la Terra” y la carrera por equipos “Trailwalker”, donde algunos participantes corrieron los 100 km del desafío deportivo apoyando la demanda de los jóvenes de Curuguaty.

Para el director de Oxfam en Paraguay, Oscar López, “las tierras de Curuguaty son el futuro de sus jóvenes. Si las familias campesinas del país -conformadas en su mayoría por menores de 30 años- no acceden a la propiedad de la tierra, el proyecto de desarrollo social del gobierno no será efectivo. El futuro de Paraguay pasa por la transparencia, la defensa de los bienes públicos y la creación de oportunidades para toda la población y especialmente para el campesinado, que produce los alimentos que consumimos”.

Las organizaciones que impulsan la campaña buscan abrir un diálogo transparente con el poder ejecutivo paraguayo que permita resolver cuanto antes la situación de jóvenes y familias de Curuguaty. “El gobierno, a través de la Procuraduría General y el INDERT -encargado de implementar la reforma agraria- ya manifestó su voluntad de recuperar las tierras malhabidas para el Estado, como debió suceder hace tiempo. Saludamos esas declaraciones y confiamos que el presidente Cartes confirme esta decisión y apoye la entrega de las tierras de Marinakue a las familias y jóvenes de Curuguaty”, añade López.

Paraguay es el cuarto exportador de soja del mundo y dedica a ese monocultivo el 92% de su tierra cultivable. Junto a Guatemala y Colombia, encabeza la lista de países con la distribución de tierra más desigual de América Latina, el continente que en las últimas décadas ha expulsado más población del campo hacia la ciudad y donde 4 de cada 10 jóvenes vive en la pobreza. Al igual que en Paraguay, esta expulsión está vinculada a la disputa por el control del agua y la tierra, recursos estratégicos para la producción mundial de alimentos y energía.

Más información: http://oxf.am/qFW

Oxfam en Paraguay